marzo 08, 2017

EL GEN ARGENTINO

La TV produce basura, mucha basura, en cantidades industriales. De hecho, la TV masiva se ha especializado en producir detritus en HD, a lo largo y ancho del país. Cientos de miles de horas de morralla cuyo destino natural debiera ser la alcantarilla pero termina en los cerebros de los consumidores. Y estos ni se dan cuenta. Al contario, lo consumen con fruición pues se trata de un producto que, como cualquier droga, produce adicción.
Esto no quiere decir que toda la TV sea mala. Por supuesto que hay productores y artistas empeñados en hacer bien las cosas. Que producen contenidos transcendentes que nutran al consumidor. Que lo hagan pensar.

febrero 14, 2017

NERUDA Y EL AMOR

Día del amor. Mientras algunos recomiendan “telos”  y similares, cosa que siempre viene bien, yo elijo algunos versos del más grande: Pablo Neruda. 
Amo a Neruda. Cuando vi Il postino me emocioné hasta el absurdo. Gracias a dios aún puedo conmoverme de esa manera. Me estremeció la relación del poeta con el cándido cartero Mario Ruoppolo. Pero en realidad esto no se trata de la película, se trata de Neruda y principalmente de su amor por Matilde. Me asombra ese cariño que sumado a su talento fue la base de su obra. Qué maravilloso que el amor por alguien se pueda transformar en una obra de arte. Matilde fue su gran musa. Frente al amor de Neruda, que huérfanos quedamos el resto de amantes. Qué humillados nos dejas Pablo.
Aquí lo que Neruda le dice a su esposa en el Poema 8:

“En mi tierra desierta eres tú la última rosa”.

Fabuloso.

febrero 06, 2017

EL EJEMPLAR PERRO DEL HORTELANO, LA VALIENTE AVESTRUZ Y LA VIOLENTA PALOMA

Si algo caracteriza a los seres humanos es que no pensamos. Una mirada a las redes sociales nos hace llegar a una conclusión tan contundente como triste, la gente tiene una mínima capacidad de reflexión. Los neurocientíficos han dado un dato que confirma esto: al día tenemos en promedio 60 mil pensamientos, de esos, el 90% se repite todos los días. Es decir que en realidad somos autómatas que actuamos sin pensar. La verdad, no me sorprende.
Repetimos y no pensamos. Por eso de manera equivocada se instalan en nuestra vida conceptos que nada tienen que ver con la realidad.

CASO 1. EL PERRO DEL HORTELANO

 Durante años hemos usado al perro del hortelano para mostrar uno de los sentimientos humanos más despreciables: el egoísmo. Cuántas veces, cuando no hemos querido compartir algo que no íbamos a consumir, alguien ha dicho:  "Eres como el perro del hortelano, ni comes ni dejas comer". Alan García hizo del dicho una campaña política.

enero 16, 2017

ME ENCANTAN LOS MARGINALES

Me encantan los personajes marginales. Tal vez siento que encuentro algo mío en ellos. Por eso me gusta Chinaski, el alter ego de Bukowski. Por eso amo a Fabrizio del Dongo y Julian Sorel, los héroes de Stendhal. Por eso me conmuevo con la incomparable pobreza MacCourt. Y aunque es mujer, claro que me identifico con la rebeldía de Emma Bovary.
Me gustan los marginales principalmente porque luchan contra algo, contra alguien y, por lo menos en la ficción, terminan imponiéndose. Me gustan porque sufren y ganan. ¡Cómo me gustan los personajes que sufren y al final triunfan¡ Me encantan los finales felices. Por eso disfruto mucho las películas americanas y las novelas mexicanas, aunque hace siglos que no veo una.
Y por estos tiempos mi marginal favorito es Jean Valjean. Y más: Los Miserables se ha convertido en una de mis novelas favoritas, al nivel de Madame Bovary o incluso Cenizas de Ángela.
Lo leí hace poco por primera vez. Me lo recomendaron mil veces pero nunca hice caso. Tengo una lógica de lectura que difícilmente se altera. Hasta que un día esa absurda inercia literaria hizo que me encontrara con Víctor Hugo y Los Miserables.
Me encanta Los Miserables porque intenta explicar lo inexplicable: la condición humana. Y Víctor Hugo, escritor idolatrado como pocos, a niveles de un mega star de estos tiempos según Vargas Llosa, crea a su personaje principal Jean Valjean a partir de uno real llamado Eugène Français Vidocq, que había sido nada menos que un criminal arrepentido cuya contrición fue tal que se convirtió en creador de la Policía Nacional Francesa.

enero 03, 2017

BARRIENDO MI VEREDA

Quienes se inscriben en diciembre al gimnasio con la esperanza de bajar de peso en enero, deben ser los mismos que creen en el humanoide de Pachacámac, en los pishtacos de Huaycán y también son los que no pierden la esperanza de que nuestra selección de fútbol clasifique al mundial de Rusia 2018.
Estos ingenuos peruanos, con escasa información y peligrosa candidez, deben ser apasionados amantes de la ley del menor esfuerzo, del roba pero hace obra, y también los que aseguran que en el 2017 se difundirá en los libros escolares una “ideología de género” que promoverá entre los educandos la homosexualidad, el sexo fuera del matrimonio y la masturbación.

noviembre 28, 2016

Gracias Oliver Stone

Una buena película es como un buen libro. Una buena película, he dicho, no las que dan en la TV abierta, que suelen ser bodrios. Que estupidizan. Que vuelven idiota a la gente. Ese cine, el bueno, nos puede servir como herramienta para entender en algo este podrido mundo. No se trata de hacer una lista de las películas que son buenas o malas, simplemente quiero poner un monólogo que me impactó. En Wall Street, Michael Douglas realiza una fantástica reflexión que describe la sociedad capitalista en pleno. Toda, en su terrible obscenidad. Señores, aquí el capitalismo. Adam Smith tenía razón, la codicia es buena:

noviembre 22, 2016

SOBRE COCHINADAS


He leído libros raros, muy raros. Rarísimos. Desde que empecé en los medios, de eso hace ya tres décadas, mi trabajo siempre fue el mismo: contar historias. Sea en radio, TV o prensa, a lo que me he dedicado es a sorprender con historias originales, impensables, fantásticas. Y en ese trance, me he topado con todo tipo de literatura: los 12 tomos del Almanaque de lo insólito de Irving Wallace y David Wallechinsky,  los dos pequeños tomos de la Enciclopedia de datos inútiles de Homero Alsina Thevenet, La historia de las cosas de Pancracio Celdrán, el Ananga Ranga de Kalyáná-Malla, los dos tomos de La historia de la vida privada en la antigüedad de Philippe Ariés y Georges Duby, Piel de ángel, historias de la ropa interior femenina, de Lola Gavarrón; los 7 tomos de Historias de la historia de Carlos Fisas, una verdadera joya para los interesados; Caníbales y reyes de Marvin Harris, El deseo de las colinas eternas de Thomas Cahill, Mujeres de los dictadores de Juan Gasparini, la fabulosa Historia de la estupidez humana de Paul Tabori, y por supuesto La rama dorada, monumental trabajo de antropología de James Fraizer.
Mientras más raro el tema, más posibilidades de contar una historia original. Y en esas me encontré con El enano del rey de Eduardo Chamorro, alucinante estudio que cuenta, entre otras cosas, que hubo una edad de oro de la enanería. Sí, así como lo lee. En el siglo XVII, el enano estuvo tan bien catalogado que toda familia que se preciara deseaba tener uno. Sin embargo, la demanda de gente pequeña superó por mucho a la oferta, lo que originó uno de los absurdos más terribles de la historia. Algunos inescrupulosos empezaron a fabricar enanos. ¿Y cómo se hace eso? Pues comprando o robando recién nacidos a los pobres y metiéndolos en cajas para que no crezcan. El resultado fue horroroso. Niños deformes que terminaban abandonados. Espantoso.