octubre 30, 2020

ME CORTO EL PELO, ME COMO A UN HOMBRE

 

    Skin fade. Así se llama el corte que me hacen en la barbería Jean Paul, cuadra 5 de Dante, Surquillo. Voy, pago 25 lucas y listo. No hay más trámite. Veinte minutos después puedo estrenar mi nuevo look. En África no es tan fácil. Si quieres cortarte el pelo primero tienes que comerte a una persona. 
    Entre los yoruba existe la creencia de que todos tenemos el alma en la cabeza. Se llama Ocori y mide 5 milímetros. Los nativos creen que cuando te cortas el pelo, Ocori puede asustarse e irse. Por eso se comen a una persona para tener dos Ocoris. Si uno se va, tienes otro de repuesto. 

SOLO PARA PERDEDORES

     Como buen iconoclasta, me encantan las historias donde queda en evidencia la estupidez de los “expertos”. Y como también me solidarizo...