julio 16, 2019

Profesores tramposos


     En la universidad había un profesor cuya nota mínima era 18. Sí, mínima 18. Enterados del absurdo, las autoridades convocan a una reunión para advertirnos sobre esta anormalidad. Nos dicen que debemos ser más estrictos al momento de calificar. ¡No regalen nota! Nos advierten. ¿Por qué un profesor califica tan alto? ¿Tiene un salón de superdotados? Puede ser. Este no era el caso. La explicación es simple. Un profesor califica alto porque el sistema se lo permite y hasta lo incentiva. Cuando un profesor califica alto, los alumnos se pasan la voz y sus aulas, obviamente, están llenas. Finalmente, este profe termina siendo el más popular y el que más gana, pues todos los chicos se matriculan con él. Más aulas = más horas = más plata. Terrible pero cierto.

BENGOCHEISMO

  Este artículo lo escribí cuando algunos criticaban al profe; pero nunca lo publiqué, se quedó ahí. Aquí va. La coyuntura lo exige.     Llá...