abril 20, 2011

LA TETA TENÍA SIDA Y CÁNCER*

    Hace algún tiempo, Rolando Arellano, ese gurú del país emprendedor, daba una opinión realmente singular sobre la nominación de “La Teta Asustada” al Oscar:

“... sin querer ser aguafiestas... tengo sentimientos encontrados sobre la oportunidad de su difusión mundial. En efecto, mientras hoy muchos peruanos se esfuerzan por mostrar un Perú que crece, con una economía que despunta, de riqueza cultural inmensa y con una población muy amigable, la película remite al estereotipo tradicional que se tiene de nuestro país en el extranjero: una nación problemática, de gente muy pobre y extremadamente sufrida, que vive con el fantasma del terrorismo oficial y extraoficial...” (El Comercio, 12-2-10).

ANTE LA CRISIS QUE OCASIONÓ LA PANDEMIA, SEXUALICEMOS LA ECONOMÍA

     Nada funcionó.       Desde el mercantilismo hasta el liberalismo, pasando por las ideas de Adam Smith, Hernán Büchi, los Chicago Boys y...