julio 29, 2015

LO QUE PIENSO DE NUESTRO PRESIDENTE

Usaré todos los recursos que me otorga la lengua. Los de ahora y los de antes. Palabras viejas y nuevas. Rebuscadas, doctas, arcaísmos y antiguallas. Tecnicismos y simplismos. Toda la artillería pesada que me permite mi léxico, con una sola intención: que quede claro lo que pienso del Presidente de la República.
Y dice así: Señor Presidente, usted es un alcaraván, un beduño, un tolai, un cafre y un cárabo. Pienso que en su devenir político se ha caracterizado por ser un ahilao, un bollao, un mastuerzo, un changao y un mangurrián. Además de espasmao, pajiluso, repiao y un tirulato.
No se vaya a pensar que no quiero ser claro, por eso se lo digo con todas sus letras: usted es un figa-molla, un manos gachas, un pescallunes y un membrillo. Un pachón, abrazafarolas, adufe y besugo.
Soy un tipo que llama a las cosas por su nombre, por eso no dudo en llamarlo cartuli, pataliebre Babau, Agalbao, chalao, bocachancla, bodoque, chirichi, perroflauta, percebe y pintamonas. Y no dubito en llamarlo además caracartón, pocasluces, ceporro, abanto, cazurro, cebollino,  carapapa y chiquilicuatre.
No quiero abusar con los términos y tampoco pasar la siempre delgada línea de la tolerancia, pero no puedo callarme que usted es un tocho, estulto, fanfosquero, tiravelitas, panarra, ganapio, taragote y un habahelá.
Eso es lo que pienso de usted Señor presidente, pero a decir verdad, eso también pienso de gran parte de nuestra clase política que salvo excepciones, está plagada de chirimbainas, echacantos, magantos, zamacucos y zamugos.
He dicho.

No hay comentarios.:

ANTE LA CRISIS QUE OCASIONÓ LA PANDEMIA, SEXUALICEMOS LA ECONOMÍA

     Nada funcionó.       Desde el mercantilismo hasta el liberalismo, pasando por las ideas de Adam Smith, Hernán Büchi, los Chicago Boys y...