noviembre 18, 2012

JAYITO

    Hace algunos años, El Comercio pidió a un grupo de periodistas que hable de un jugador de la selección de fútbol de 1998. A mí me tocó Jayo. Aquí lo que escribí del Pulpo.
    Juan José Jayo Legario nació en Macondo ciudad fundada antes del pecado original. Su primer entrenador fue José Arcadio Buendía, quien le repetía hasta el cansancio que si se lo proponía, su imaginación y juego podía ir más allá del milagro y la magia.                Cuando aún era adolescente, el brujo Melquiades le dio una fórmula química que le permitiría ganar sus batallas ante monstruos que casi siempre le doblaban en tamaño. Su amor por la música caribe se lo inculcó Remedios la Bella. Con ella aprendió en inolvidables sesiones de danza, los secretos del movimiento. Aunque a todos recuerda con cariño, a quien más extraña es a Remedios. Incluso en alguna concentración ha confesado a su compañero de cuarto, que la imagen de Remedios, le duele en alguna parte del cuerpo. “Es una sensación física que me molesta para caminar, como una piedrecita en el zapato”.

No hay comentarios.:

ANTE LA CRISIS QUE OCASIONÓ LA PANDEMIA, SEXUALICEMOS LA ECONOMÍA

     Nada funcionó.       Desde el mercantilismo hasta el liberalismo, pasando por las ideas de Adam Smith, Hernán Büchi, los Chicago Boys y...