julio 14, 2016

PANZERI, EL MEJOR DE TODOS

Dante Panzeri es el mejor periodista deportivo de Argentina de todos los tiempos. Sé que en el Perú pocos lo conocen. Bueno pues, llegó el momento. Para Panzeri la moral era la base del periodismo, como debe ser, por eso se peleó con medio mundo. Con más de medio mundo. No podía ser de otra manera. Ayer como hoy, los cretinos son legión.
Su libro cumbre: Fútbol, dinámica de lo impensado, es un clásico, superior al Madrid- Barcelona, mucho más que un Boca-River. Es el Cien años de soledad del periodismo deportivo. Hace dos décadas tuve la mala idea de prestarlo a un periodista que jamás me lo devolvió. Malo eso de prestar libros. Error mío definitivamente.
Fútbol, dinámica… tiene uno de los íncipit más alucinantes de la literatura. De arranque señala: Este libro no sirve para nada. Genio. Pero ahí sí se equivocó.


Panzeri era además un tipo muy comprometido con su país, con los problemas que lo aquejaban y por supuesto no tenía líos en llamar a las cosas por su nombre. Poseía un compromiso social que hoy es escaso entre los periodistas y prácticamente inexistente entre quienes se han especializado en deporte.
Mantenía sus diferencias con los directores técnicos. De hecho decía que DT eran las siglas de: Dan Tristeza. O Decí, Tarado. Provocador como ninguno.
Panzeri no solo quedará en la historia por sus libros, sino por una frase que resume su genialidad: "al fútbol argentino solo le faltan 3 cosas: dirigentes, decencia y wines"


Aquí otras geniales frases que lo definen:

- El fútbol y el amor son espontáneos. Y la espontaneidad jamás se pudo organizar.
- El fútbol es arte de engañar espontánea e imprevistamente.
- De casas ricas no salen jugadores de fútbol. El fútbol es hijo de la miseria, de los pibes atorrantes. No viene del confort, llega de la humildad.
- El periodista era un individuo que veía, pensaba, y opinaba. Ahora oye y después repite.

Esta última de una actualidad escalofriante.

Lo que sigue es una nota que escribió sobre Pelé. La pongo íntegra. El uso del punto y seguido al inicio del escrito es brutal. Panzeri sabía que ahí, al comienzo, era cuando había que conquistar al lector. Es precisamente en ese lugar donde se pone la carnada para que se degluta el artículo, como decía Gabo. Su uso del punto es magistral, superior. Así hay que escribir. En tiempos donde la medianía, simpleza y estrechez de ideas campea en el periodismo, es bueno refrescarse con un poco de Panzeri, solo con un poco, no vaya a ser que por la falta de costumbre, terminémonos intoxicándonos.

En fútbol todo es posible. Firmado: Pelé

El Gráfico 04/10/61

Organiza. Realiza. Premedita. Improvisa. Inicia. Concreta. Dribla. Economiza. Shotea. Cabecea. Ataca. Defiende. Pivotea. Obstruye. Habilidoso. Inteligente. Talentoso. Joven (21 años). Futbolísticamente maduro («ve» donde pocos ven, tiene «panorama» de lo que pasa donde él no está). Veloz como un sprinter. Pausado como un estratego. Astuto. Recio donde hay que ser recio. Prestidigitador con la pelota. Sutil y malabarista. Duro y chocador cuando hace falta. Estrella excluyente en cualquier equipo que integre, sea el Santos o la selección brasileña. Pero al mismo tiempo generoso para brindarse como peón. Podría jugar muy bien como eje que haga girar a otros. Prefiere hacerlo mejor: es eje y satélite. Las vedettes que como él produce el fútbol de cuando en cuando son blandas; él es vedette siendo duro, yendo «a las brasas» del área, buscando volver a donde encontró rudezas, Soportándolas. Y devolviéndolas también. Porque juega CON GANAS. LO SIENTE.
Todo eso lo reúne Pelé, además de dos piernas y una cabeza diestras y maduras. Hábiles y talentosas. Sincronizadas. Concepción y ejecución.
Todo es posible para Pelé.
Todo eso es Pelé, el seguramente más extraordinario y completo futbolista del mundo en estos momentos.
Buenos Aires gustó de la delicia de un fútbol así, de un futbolista así de excepcional, la noche del jueves 28 en cancha de Huracán.
Más fácil que decir qué es Pelé resultó determinar qué le falta a Pelé.
Ser blanco, puesto que es negro. De haber sido blanco solamente le habría faltado ser negro…
Futbolísticamente lo tiene todo. Lo puede todo.
Pelé en una cancha de fútbol es fútbol hecho placer. Placer de genialidades, que todas son posibles en Pelé, el sin metáfora fenómeno Pelé. La existencia de Edson Arantes do Nascimento en el fútbol es un fenómeno”


1 comentario:

Erick Vasquez dijo...

Me encanto. Ahora a leer a Panzeri. Saludos