junio 09, 2016

¡QUÉ EMPIECE LA FIESTA!



Sonaly es todo un fenómeno abrumador en el interior pero desconocido en Lima. Por increíble que parezca, varias fiestas patronales alteraron su horario para ajustarlo a su llegada. Por supuesto que ella no tiene nada que ver con eso pues su modestia, inversamente proporcional a su estatura, le impide adoptar las formas de las star sistem. Y tendría razón para sentirse una de ellas pues ni Gisela, ni la Barbosa, ni siquiera las pulposas vedettes nacionales o extranjeras que pululan por nuestra pantalla, pueden competir con ella.
Quienes han analizado el fenómeno de Costumbres, creen que el mérito del programa es haberle dado espacio a lugares históricamente postergados. Tal vez para aquellos verse en pantalla sea sentirse parte de ese país que siempre les dio la espalda.

Sonaly no recuerda cuantas bandas la recibieron, cuantas cervezas se tomaron en su nombre, cuantas flores le regalaron y tampoco cuantos feriados se decretaron a su llegada, Milagros Meneses su eficaz brazo derecho, si recuerda que en alguna ocasión hicieron un alto en Pausa, Ayacucho, y de pronto los rodeó la gente, la banda empezó a tocar y llegaron las autoridades, había empezado el homenaje. Lo curioso es que nunca habían realizado especial sobre ese lugar y tampoco pensaban hacerlo. Los lugareños lo sabían pero igual le querían comunicar su aprecio. Por supuesto que de inmediato Pausa se agregó a la lista de lugares por visitar.
El feliz presente de Sonaly Tuesta no es producto de la casualidad, el favor, la improvisación o la recomendación de alguien, constante que caracteriza a nuestra TV. Antes de Costumbres barrió las calles buscando historias de marginados, de outsider, de aquellos que son los demás de los demás, como dice Alberto Cortez. Luego hizo un libro, le siguió una revista, la web y después el programa. El resto de la historia ya se sabe.

Sonaly ha llegado, que empiece la fiesta.

No hay comentarios.: