julio 19, 2015

EL “MALDITO” FIOL Y “POBRE” TEJEDA *

Una vez más los peruanos y esa enorme facilidad que tenemos para mostrar nuestras miserias. No todos por supuesto, pero sí demasiados.
Gladys Tejeda consigue una medalla de oro en los Panamericanos de Toronto. Un logro histórico que lógicamente todos festejan. De pronto un ocioso hace un meme “demostrando” que nuestra campeona no cuenta con auspicios. De inmediato la masa virtual lanza su aluvión de comentarios en donde resaltan el “coraje”, el “pundonor” y las “fuerzas de flaqueza” que sacó esta “descendiente de nuestros incas” para conseguir tal hazaña. Y como también suele ocurrir, en estos comentarios no dejan de estar presentes los chicos de los realities. Ya es casi un clásico. Cuando pase algo malo en el país, diga que los responsables son los chicos de EEG y Combate, y le darán un montón de “Me gusta”.
Pero en realidad la cosa no era como la contaban. Resulta de nuestra chica de oro Gladys Tejeda, cuyo mérito es enorme, no tiene uno sino tres auspiciadores: Asics, Bodytech y la ropa deportiva Aless. ¿Qué pasó?
Creo que en muchas oportunidades los peruanos tratamos de victimizarnos. No es raro que para describir algún logro se usen frases como: “contra viento y marea”, “contra todos”, “madre coraje”, y así por el estilo. Es como si algunos pensaran que el triunfo brilla más cuando está presente la adversidad. Y en algunos casos suele ser cierto pero lo absurdo es que terminemos inventando estas situaciones. Lo de Tejeda es un ejemplo irrebatible. La gente la empezó a victimizar. Si fuera huérfana, tuviera un hermanito enfermo terminal o algún novio pegalón, sería la historia perfecta.
Qué cabecita tienen algunos.
El fútbol, que siempre nos describe como sociedad, es otro gran ejemplo de esto. Siempre, pero siempre, cuando nos va mal, la culpa es del árbitro. O de algún dirigente, o de algún futbolista. Siempre tenemos todo en contra. Ahora la culpa la tiene el fixture y estamos contentos porque se va a cambiar. No dude que cuando salga empezaremos a decir que hay un complot para perjudicarnos. No lo dude. Es que siempre tenemos que jugar “contra todos”. 
Lo de Mauricio Fiol es casi lo mismo. En primer lugar es inevitable que algún ocioso, tal vez el mismo que hizo lo de la falta de auspicios de Tejeda, produzca su buena dotación de memes. Lo que no termino de entender es cómo un medio de comunicación los puede difundir. No nos caería mal un poco de empatía. El chico la está pasando bastante mal como para difundir notas de este tipo. Por si acaso la empatía es la base del periodismo. 
Una última cosa. Por los comentarios que escucho, la sensación que queda es que el nadador es un drogadicto o algo así. Y no es raro, pues se habla de drogas y de descalificación con mucha ligereza. Si a esa frivolidad de tratar la noticia le sumamos la mínima capacidad lectora de nuestra gran masa consumidora de medios de 50 céntimos, es lógico que la gente termine pensando que el chico es lo que no es.

Pero hay algo peor.
Que recuerde, en el caso de Joel Sánchez, que es el más reciente, el médico no recibió ninguna  sanción. Tal vez esté equivocado pero creo que estas sustancias deben administrarse bajo alguna supervisión. Me pregunto: ¿si el deportista tomó algo indebido, dónde estaba el médico responsable? O peor aún, ¿acaso el médico le dijo que tomara esa sustancia? Pareciera que los especialistas son intocables. Si el futbolista y, ahora, el nadador, recibieron sanciones, ¿cuál es la sanción que recibe el médico?
Tal vez en lugar de poner memes la prensa podría hacer un informe exigiendo que el especialista dé la cara y que se le aplique la sanción similar a la del deportista.


   *La incapacidad lectora de algunos es tal que tengo que decirlo, el título es irónico.

2 comentarios:

Carlos Guerrero Jaén dijo...

Excelente publicación que coincide en varios puntos con mi percepción. Como estudiante me enriquece, como lector me atrapa. Me gustó mucho.

Carla Arriola dijo...

Los dos deportistas la lucharon para estar en los panamericanos que es el paso previo a las olimpiadas. Son años de preparación y esfuerzo. Es muy fácil criticar o hacer memes detrás de una computadora. Nunca voy a entender a los peruanos que endiosan a los pobres e insultan a los de plata, los méritos van encima de la clase social.