diciembre 26, 2018

GRACIAS, PROFE


     Cada uno recuerda la parte de la película con la que más se identifica. O la que más le conviene. O simplemente la que entiende. De El Padrino I algunos recordarán la escena de la cabeza del caballo favorito en la cama del productor de cine; otros, la del asesinato de Sony, y habrá los que elijan la escena de la cita con el policía corrupto en el restaurante y el gran tiroteo. Finalmente es un tema de sensibilidad, historia, gusto, placer. Paladar, le dicen algunos. En la historia que acaba de terminar con Bengoechea, yo escojo los momentos alegres, que por supuesto los hubo. Aquellos en los que nos mostramos como un grupo sólido, con un objetivo claro. Pasarán los años y no podré olvidar aquel partido con la San Martín. No recuerdo haber gozado tanto en un estadio como aquella vez. Centro de Duclós, sí de Duclós, gol de Godoy. Qué felices fuimos ese día. Meses después, campeones nacionales.

Las elecciones que tomamos tienen que ver con nuestra historia. Finalmente la vida es del color que uno quiera ponerle. De estos dos años con Bengoechea me quedo con el campeonato luego de una década. Con los seis triunfos y una sola derrota en ocho clásicos. Me quedo con sus respuestas inteligentes, centradas. Esas que terminaban dándote orgullo. Sí, habíamos perdido pero igual el profe mantenía el equilibrio. “Esto es fútbol”. Y listo, a prepararse para el otro partido. Tan simple como contundente. Qué orgullo que sea entrenador de Alianza.
El primer año jugamos sin nueve y campeonamos. No sé cuantos entrenadores hubieran podido hacer lo mismo con ese plantel. Difícil saberlo. No era un super equipo, pero igual ganamos. Fuimos los mejores. Campeones nacionales. Vaya que hay mérito.
¿El profe se equivocó? Claro. Varias veces. Hubo partidos muy malos. Erró además trayendo a Leyes, Lemos, Gambetta, Costas y Velarde. Ninguno le funcionó al nivel de sus expectativas. Pero aún así logró dar batalla. Le ganamos la llave a Melgar a pesar de las enormes diferencias presupuestales. Es cierto que queda fresca la desigual final con Cristal. La final la gana solo uno, obvio, pero la distancia terminó siendo muy grande, y creo que eso termina teniendo mucho peso. 
Bengoechea decide quedarse con su madre en lugar de seguir en Alianza. No sé, a mí me parece extraordinaria decisión. Esa es la parte de la historia con la que me quedo. Gracias, Profe. Cualquiera en su lugar hubiera hecho la misma elección.
Hasta la próxima, que por supuesto la habrá.

No hay comentarios.: