abril 21, 2017

PRIMERO MACCOURT, LUEGO PEDRO INFANTE

Hay algo de la pobreza, de la marginalidad, de la miseria, que me atrae. Por eso me gusta Bukowski. Ya anteriormente escribí sobre mi pasión por lo under. Ahora se trata de otra cosa.
Cuando leí por primera vez Las cenizas de Ángela de Frank MacCourt, fue tal mi conmoción que quise saber y leer todo del escritor irlandés. Y devoré todas sus novelas y hasta las de su hermano Malachi.
MacCourt ha sido un autor muy importante en mi vida. Tal vez Cenizas… sea la mayor influencia al escribir, lo que pretenciosamente llamo, mi primera novela y que está por ahí esperando no sé qué.
La segunda vez que leí Cenizas.. lo hice con la cara de un MacCourt niño en mi celular. Cuando algún relato me impactaba demasiado, lo veía y lo consolaba. Así soy.

“Cuando recuerdo mi infancia me pregunto cómo pude sobrevivir siquiera. Fue, naturalmente, una infancia desgraciada, se entiende: las infancias felices no merecen que les prestemos atención. La infancia desgraciada irlandesa es peor que la infancia desgraciada corriente, y la infancia desgraciada irlandesa católica es peor todavía”


abril 02, 2017

ME ENAMORÉ DE UN CURA

Entre la Iglesia católica yo hay una distancia ya de varios años. Sin embargo esas diferencias, resultado de la inconsecuencia de muchos de sus curas, no hace que deje de admirar la vida de algunos católicos. Por ejemplo, mi nombre de batalla en las redes, quieropoco, es el resultado de una famosa frase de San Francisco de Asís: "deseo poco y lo poco que deseo lo deseo poco". Sabía San Francisco que el origen del pecado estaba en el deseo y aunque mis conceptos de pecado son otros - en realidad para mí el pecado no existe - igual la frase me parece genial pues todo empieza con el deseo. Deseo que es instigado y provocado por la cultura moderna que nos invita, en realidad nos obliga, a consumir hasta la inconsciencia. Liberalismo le llaman. La frase se la escuché en un concierto a Facundo Cabral y desde entonces la hice mía. Cambié el deseo poco por el quiero poco, sentía que sonaba mejor.