junio 24, 2015

GRACIAS JUGADOR

La selección de fútbol acaba de darnos una alegría y eso no es cosa de todos los días. Quiero subirme a esta ola de felicidad y hablar del jugador. No de uno específicamente, quiero referirme al jugador en general. De eso ídolo con quien sufrimos y gozamos.
Uno de los mejores momentos de mi vida fue cuando con mi hijo fuimos a SVR a ver toda la campaña de Los Potrillos de Arrué. Pasan los años y no me puedo olvidar de esos negros maravillosos. Pasan los años y no puedo olvidar “las caras lindas de mi gente negra”. Los quiero y estoy tan agradecido con ellos que nada me interesa si se acuestan temprano o no. Me disculparán los trapenses del fútbol, aquellos que parecen haber consagrado su vida a la más estricta disciplina religiosa y piden jugadores castos y abstemios. Parece que algunos esperan once consagrados a la Virgen María. Yo no. De mis jugadores espero entrega, pasión, amor por sus colores, nada más. Si toman vino, cerveza o Jägermeister en realidad no me interesa. No me meto en sus vidas porque no me gusta que se metan en la mía.
Somos una sociedad rara pues le pedimos al futbolista cosas que no le exigimos a profesionales con trabajos de mayor responsabilidad. Creo que el desarrollo de un país está ligado a que por lo menos cuatro de sus profesionales con mayores responsabilidades alcancen la categoría de ejemplares. Ellos son: el médico, el policía, el profesor y el cura. Si ellos son excelentes, la sociedad lo será. Sin embargo a ninguno de ellos le hacen control antidoping, le piden que se concentre varias semanas para hacer mejor su trabajo, lo someten a rutinas de carácter militar, lo infiltran para que llegue en condiciones de competencia, o que viaje y se desarraigue para que siga creciendo.
No sé de algún profesor, policía, médico o cura que sea sometido a un control antidoping luego de haber realizado su trabajo. Y menos que hayan sancionado a alguno si se la “pegó” el día anterior. A ninguno de ellos se lo exigimos pero al futbolista sí. Creo que una sociedad que hace cuestión de estado por la borrachera de un futbolista y es indiferente ante el sistemático robo de su clase política, es una sociedad muy enferma. Y en eso nos hemos convertido.
Nos indigna que un futbolista trasnoche porque es un “mal ejemplo para nuestros hijos”, pero quedamos callados ante el funcionario corrupto, el profesor abusivo y el cura que se aprovecha. ¿Están sancionados los curas acusados de pedofilia?
El fútbol tiene la maravillosa facilidad de sacarnos lo mejor y lo peor que tenemos. Que la historia de derrota de nuestro equipo no sea el pretexto para sacar a luz todas nuestras frustraciones de la vida diaria. Pido perdón a los neo aspados, pero por esas constantes alegrías, por esos gritos de gol, por esos coros de miles que hacíamos en la tribuna, yo no puedo joderle la vida a mi ídolo. Que haga lo que quiera, es su vida. Aprendamos más a ver en nuestras existencias y no en las de los otros.

Termino con el extracto de un maravilloso texto dedicado al futbolista, el autor, Eduardo Galeano.

“El barrio lo envidia: el jugador profesional se ha salvado de la fábrica o de la oficina, le pagan por divertirse, se sacó la lotería. Y aunque tenga que sudar como una regadera, sin derecho a cansarse ni a equivocarse, él sale en los diarios y en la tele, las radios dicen su nombre, las mujeres suspiran por él y los niños quieren imitarlo. Pero él, que había empezado jugando por el placer de jugar, en las calles de tierra de los suburbios, ahora juega en los estadios por el deber de trabajar y tiene la obligación de ganar o ganar.

Los empresarios lo compran, lo venden, lo prestan; y él se deja llevar a cambio de la promesa de más fama y más dinero. Cuanto más éxito tiene, y más dinero gana, más preso está. Sometido a disciplina militar, sufre cada día el castigo de los entrenamientos feroces y se somete a los bombardeos de analgésicos y las infiltraciones de cortisona que olvidan el dolor y mienten la salud...”

Fútbol a Sol y Sombra.


No hay comentarios.: