enero 11, 2012

Las orejas de mis cuadernos Minerva

Empieza el año y recuerdo los primeros días de colegio, el Federico Villarreal de la infancia, y a la querida maestra Cota. Empieza el año y recuerdo aquellos hermosos cuadernos Minerva que mi vieja compraba con tanto esfuerzo. Las hojas eran verdes y decían que te cuidaban la vista. “Cuadernos ópticos”, decía la publicidad. Si supiera que han servido de poco.

Empieza el año, decía, y me acuerdo de aquellos cuadernos. Recién forrados, con ese delicioso olor a Vinifan que este momento estoy sintiendo. Cuadernos impecables, que tanto le habían costado a mi vieja. El primer día de clase los mostraba con orgullo y hacía la silenciosa promesa de mantenerlos impecables. Y al comienzo así era. Las primeras hojas mostraban textos de esforzada letra azul con títulos rigurosamente subrayados en rojo. Los márgenes correctos. Incluso me animaba a poner pie de página. Todo estaba ordenado, limpio. “Cuidaré estos cuadernos y al final de año estarán como el primer día”.

Y siempre pasaba lo mismo. Tercera o cuarta semana y los subrayados, cuando no eran verdes eran negros, o simplemente desaparecían. Ya había varios “borroneados”, hojas rotas, manchas de alguna mantequilla caída una mañana de trabajo de última hora y las terribles orejas de los costados. Eso era lo peor. Las enormes orejas que le salían a mis cuadernos. Al cabo de un mes los Minerva estaban terribles. Con los años descubro que esos cuadernos eran la exacta distancia que me separaba del orden.

Empieza el año y recuerdo esa promesa de cuidar los cuadernos Minerva y, aunque no hay torturantes orejas, sí algunas promesas que deseo cumplir.

- Comer más despacio. Masticar más lento. Saborear más.

- No apurarme cuando camino. Disfrutar más del paisaje.

- Estar menos pendiente del reloj.

- Ser más consciente de mi respiración. Respirar más despacio y profundo.

- Leer más, especialmente poesía.

- Comer más vegetales.

- Consumir menos carne (¡Qué difícil es!).

- Tener otro hijo (¡Qué reto!).

- Operarme de la rodilla.

- Terminar de colgar los cuadros.

- Comer más pescado y menos mariscos.

- Publicar por lo menos un libro. Tal vez dos.

- Terminar el espacio para las fotos.

- Sacar la visa para visitar a mi hijo. Aunque esto depende poco de mí.

- Escribir más seguido en el blog.

- Retomar las clases de yoga.

4 comentarios:

Israel Zárate Rojas dijo...

Recuerdo que los únicos cuadernos Minerva que tuve fueron de triple renglón en tercero de primaria (año 2000). Luego tuve de marca Norma y hasta Stanford, pero todos tenían algo en común: las orejas, como usted lo mencionó, yo las ‘reparaba’ con un clip para que se enderecen.

Saludos y buen post.

Israel Zárate Rojas dijo...

Recuerdo que los únicos cuadernos Minerva que tuve fueron de triple renglón en tercero de primaria (año 2000). Luego tuve de marca Norma y hasta Stanford, pero todos tenían algo en común: las orejas, como usted lo mencionó, yo las ‘reparaba’ con un clip para que se enderecen.

Saludos y buen post.

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Unknown dijo...

usted mi hizo pensar.... saludos

EL MAL PERIODISMO GOZA DE BUENA SALUD

Un alumno trabaja en el medio más importante del país. Lo mandan a cubrir un asesinato. Han matado a un joven en El Callao. Llega, habla ...