marzo 08, 2017

EL GEN ARGENTINO

La TV produce basura, mucha basura, en cantidades industriales. De hecho, la TV masiva se ha especializado en producir detritus en HD, a lo largo y ancho del país. Cientos de miles de horas de morralla cuyo destino natural debiera ser la alcantarilla pero termina en los cerebros de los consumidores. Y estos ni se dan cuenta. Al contario, lo consumen con fruición pues se trata de un producto que, como cualquier droga, produce adicción.
Esto no quiere decir que toda la TV sea mala. Por supuesto que hay productores y artistas empeñados en hacer bien las cosas. Que producen contenidos transcendentes que nutran al consumidor. Que lo hagan pensar.