junio 05, 2015

Mala leche. Así no vamos a ningún lado, menos al Mundial.

Un alumno me dice que entró a practicar a un canal. Estudia periodismo deportivo y ha ingresado a uno de los programas de TV líderes en el rating. Está contento pero a la vez algo confundido. “Usted tenía razón, profe. Hacer buen periodismo es bien jodido. En la entrevista personal me preguntaron de qué equipo era hincha. Respondí que del equipo H. Felizmente, me dijo uno de mis nuevos compañeros de trabajo. Si decías que eras del J, no te contrataban”.
No es fácil sacarse la camiseta. Pero eso no quiere decir que vas a falsear la realidad. Cuando las antipatías o simpatías son más importantes que los hechos, estamos jodidos. Es decir que cuando las emociones, los amigos y enemigos importan más que la realidad al momento de informar, nos encontramos frente a un grave problema.
El periodismo es subjetivo, pero no exageremos.
Está mal, entre otras cosas, porque los periodistas describen la realidad, y desgraciadamente, la mayoría de personas repiten sin dudar lo que dijo el medio. Siempre le digo lo mismo a mis alumnos. Si RPP dice que hubo un temblor grado 8 en Chimbote y tenemos familiares en esa ciudad, inmediatamente buscaremos alguna forma de comunicarnos para saber qué les pasó. Nunca dudaríamos. Jamás diríamos, ¿será verdad lo que dice RPP? Sería absurdo, ¿no?
Creemos en el medio ciegamente, como si fuera La Biblia, el Corán o el Majabháta. Pero los medios mienten. No todos, no todo el tiempo, pero sí los necesarios como para preocuparse. El periodismo está en crisis, no es novedad esto.
Quiero ser más específico.
El miércoles, cuando México nos hace el gol, en plena transmisión algún periodista deslizó la posibilidad de que había sido culpa de Claudio Pizarro, pues era el encargado de la marca. Y la verdad eso es lo que parecía. Minutos después en Twitter Vicente Cisneros (@vicengol) dice que ha visto detenidamente la jugada y quien pierde la marca es Requena. En la noche, en el programa Días de fútbol, seguramente asistido por un buen editor, Cisneros pasó en cámara lenta la jugada y dejó claro que, efectivamente, quien pierde la marca es Requena y no Pizarro. Un comentario anexo es que al final quien tiene la mayor responsabilidad en el gol es el arquero. Sin embargo, el fútbol es debatible y podríamos discutir el tema. No es el caso. Tampoco entra en discusión si el delantero estaba fuera de  juego.  Absurdo perder el tiempo en eso.
Ayer jueves en la noche, RPP deportes hace una nota en la que responsabiliza a Claudio Pizarro del gol. Pierde la marca, dicen. No entiendo. No hay que tener un doctorado para hacer un mínimo cruce de información. Ver a los referentes como Cisneros, un detallista del fútbol, para comprobar nuestra idea. ¿Hacer un análisis de la selección sin haber visto CMD? No chequear todos los programas, especialmente aquellos del canal que tiene los derechos es un descuido elemental. Me parece raro, o no saben o no les interesaba hacerlo.
¿Poner que Pizarro fue culpable asegura más links porque a muchos no les cae bien? ¿ En aspectos ligados como la política o economía se tomarán los mismos criterios? ¿Serán tan irresponsables en aspectos más importantes que el fútbol?

Espero que no, que sea una simple equivocación y gran suspicacia de mi parte, pero la realidad parece demostrarnos lo contrario.

No hay comentarios.: