noviembre 28, 2014

Más me pegas...

7 de cada 10 hogares peruanos sufre de algún tipo de violencia*. La cifra es contundente y preocupante, y para mí explica muchas cosas: la baja autoestima nacional, la permisibilidad ante ciertas formas de comportamiento como el “roba pero hace obra”, la anomia, el desorden, el caos en el que vivimos. El tema es simple, si en nuestra casa, que es nuestro lugar en el mundo, no estamos bien, estar mal es lo correcto. El otro día escuché decir a un psicólogo que mucha gente, por conductas equivocadas, asume que la violencia es una forma de cariño. Puso de ejemplo a la madre que pierde a su hijo y cuando lo encuentra lo primero que hace es resondrarlo. O incluso pegarle. Luego el menor asume que el cariño y la violencia vienen en el mismo paquete. Sí, más me pegas más te quiero. O sea, la violencia es normal.

7 de cada 10 hogares peruanos sufre de algún tipo de violencia. Si en nuestra casa hay violencia lo que pase afuera no nos interesa. La casa nos educó en la indiferencia. Se supone que nuestros padres son la imagen de autoridad más rotunda que tenemos, si ellos no se respetan, si se agreden, es lógico que tomemos el irrespeto y la falta de consideración como algo normal. La indiferencia es la religión que profesamos con mayor fervor. ¿por qué ese chico violentado en el hogar tendría que respetar al maestro en la escuela o la universidad? Y si el profesor es violento en su casa con la gente que se supone ama ¿por qué no lo sería en el aula con problemáticos chicos extraños? Acaso esa cifra: 7 de cada 10 hogares peruanos sufre de algún tipo de violencia, explique esa actitud pasmosa que tenemos ante la impunidad, la corrupción, el borrón y cuenta nueva.

7 de cada 10 hogares peruanos sufre de algún tipo de violencia. “Yo no tengo ese problema porque siempre cumplí con mi hijo”. Si “cumplir” es llevar dinero a casa te cuento que eso es solo una parte. Quererlo y que lo sienta físicamente con besos, abrazos y presencia hace la diferencia, crea un niño más seguro dicen los expertos. Ponerle una nana y no ocuparte de él es el camino más seguro para formar un patán. No todo es dinero. La indiferencia es una de las peores formas de violencia.

7 de cada 10 hogares peruanos sufre de algún tipo de violencia. Por eso es lógico creer que no nos merecemos más que alguien que robe y haga obra. La consecuencia histórica es: autoridades corruptas, indiferentes, incompetentes. Una bola de nieve que crecerá hasta deglutirnos.

7 de cada 10 hogares peruanos sufre de algún tipo de violencia. Y así nos fue. Y con esa indiferencia estructural que tenemos es bien difícil que la cosa cambie para bien. Para peor, de todas maneras cambiará.



*Datos del INSM "Honorio Delgado-Hideyo Noguchi


No hay comentarios.: