septiembre 12, 2013

Breve manual para despistados periodistas deportivos peruanos con vista al próximo proceso eliminatorio.

¿Cómo debe comportarse un periodista deportivo peruano en un proceso eliminatorio? Aquí algunos puntos que hay que tomar en cuenta según el desempeño de muchos hombres de prensa en los últimos procesos.

En primer lugar debes entender que el periodismo es un negocio y por lo tanto tienes que hacer que el medio venda. Que mientas, exageres o fabules es lo de menos. Lo realmente importante es vender. Vender es una religión que está encima, incluso, de la misma verdad.

Un buen periodista busca un chivo expiatorio. Como es probable que nos empiecen a ganar desde las primeras fechas, lo mejor es buscar un chivo expiatorio que sea el responsable de todos nuestros males. Ejemplos hay muchos: Reynoso, Pizarro, Maturana, Autori, Pepe, Popovic , Uribe, etc; en su momento ocuparon ese lugar. Lo mejor es encontrarlo desde las primeras fechas. Un chivo expiatorio te evitará una crítica profunda, reflexiva y contundente, algo muy exigente para la mayoría de los periodistas deportivos peruanos. 

Evoca los 2 o 3 triunfos peruanos en toda nuestra historia y hazle creer a la gente que fuimos potencia. No importa que esos logros sean producto de la casualidad o de una generación excepcional. Evoca incluso a los buenos dirigentes. No te olvides de mencionar a Pepe Aramburú. Si el medio es televisivo, incluye los goles de Cubillas, los de Cachito en La Bombonera, el saltito de Casareto y, por favor, no te puedes olvidar del partido en el Parque de los Príncipes. No importa que sea un partido preparatorio, igual la gente cae.

Haz una campaña para que cambien de camiseta. Que se haga un nuevo diseño. Hazle creer a la gente que la anterior era “salada”. Para este trabajo convoca a 2 o 3 diseñadores que te ayuden a mostrar la “nueva piel”. No te olvides de poner a un diseñador de Gamarra. No te olvides de la inclusión.

Cuando se debata quién debe ser el nuevo entrenador, lanza temas como: “Tenemos la escuela brasileña, por eso el DT debe ser de ese país”. “Debemos adquirir la ferocidad de los rioplatenses, por eso debemos escoger un técnico de esos lugares”. “Lo mejor es un europeo, necesitamos disciplina” Un capítulo aparte es el tema Bielsa. Dedícale muchas páginas a esta escuela. Aquí tienes que incluir a Jorge Espejo el más aplicado alumno de Bielsa. No importa que ni siquiera lo conozca. La gente no presta atención a esas nimiedades. No olvides que la gente es sonsa.

Plantea algunos temas como: “Debate nacional para llegar al mundial de Rusia”. “Cómo reformar el campeonato peruano para clasificar”. ”Creemos una escuela de dirigentes”.” Solo deben participar clubes solventes en el campeonato profesional”. Con estos temas tienes para varias semanas.

Inicia una campaña para jugar en la altura. Recuerda el éxito de Cienciano y asegura que jugando en el Garcilaso llegaremos al próximo mundial. No te olvides de incluir en esta nota la declaración del doctor Jorge Alva y su “Sopa de cóndor”.

Alude a la pendejada. Fomenta que en los partidos de local hagamos la vida imposible al rival. Es cierto que esto nunca nos funcionó, pero la gente tiene memoria frágil y, tú lo sabes, es estúpida, y no se acordará y nuevamente irán a los hoteles a “no dejar dormir al rival”. Los idiotas no saben que las ventanas de los cuartos de estos hoteles impide que se escuchen los sonidos del exterior.

Utiliza mucho la palabra huevos. Ponla en todas tus ediciones o programas. Usa frases como: “Para ganar hace falta HUEVOS”, “Solo con HUEVOS se logra la clasificación”, “Los jugadores de antes tenían HUEVOS”. Y frases por el estilo. Acuérdate, la gente es tonta.

Convoca a Tongo, Julio Andrade, la Tigresa del Oriente, el Mero Loco y Tilsa Lozano para que canten una canción que se convierta en emblema del equipo. Que salgan tomados de la mano y haz mención a que somos el país de todas las sangres, que juntos sí podemos, que somos más grandes que nuestros problemas y todas esas frases masturbatorias mentales. Si puedes convocar a Gian Marco, tendrás hasta auspicio.

Busca un jugador juvenil que sea el engreído del equipo. Mejor aún si es negrito y viene de familia pobre. La gente se identifica mucho con ellos. También puede ser un cholito o incluso un gringuito, su condición de diferente también funciona.

Haz una nota en la que Natalia Málaga aconseje al nuevo entrenador. Por favor no te olvides de poner gran cantidad de puteadas y carajos. Una nota con Natalia sin lisuras es como un lomo saltado sin papa frita. Aquí también puedes incluir opiniones sobre los éxitos del vóley y puedes generar la polémica sobre la falta de apoyo al deporte de la net.

Un periodista deportivo peruano piensa en todo, por eso debes saber que es probable que a la quinta fecha ya estemos eliminados pero, como tú sabes, el periodismo tiene que vender. Por eso cuando esto ocurra empieza a usar frases como “Sí se puede”, “Todavía tenemos posibilidades”, “Matemáticamente es posible”, “El próximo partido es el definitorio” Esta última frase hay que usarla muchas veces. La gente igual te cree porque ya sabes, son tontos.

Esto es muy importante. Presta atención: Cuando perdamos un partido échale la culpa al árbitro. Si es chileno o ecuatoriano menciona los problemas históricos que hemos tenido. Ayuda mucho poner errores arbitrales antiguos. La verdad es que los árbitros se equivocan en todo lado, pero la gente ni se dará cuenta. Creerán que hay un complot internacional contra Perú. Acuérdate que al peruano le gusta victimizarse.

3 comentarios:

goodtiger dijo...

Que buena

Rocky Raccoon dijo...

Es verdad, la gente es tonta, los periodistas deportivos siembran una idea, le hechan agua, su abono y la dejan crecer como maleza. Nosotros solo repetimos lo que nos dicen estos periodistas. Falta capacidad de la gente de formar una opinión propia

Rocky Raccoon dijo...

Es el poder de los medios de comunicación. Nos intensifican tanto con el mismo mensaje que se convierte inconcientemente en una forma de pensar. La gente debería darse el tiempo de formar su propia opinión y no repetir lo que nos dicen estos periodistas del montón.