agosto 03, 2013

Humala: ¿Jekyll o Hyde?



"Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite". 
Henry Jekyll



A pesar del tiempo y la distancia, Lima y Londres se parecen mucho.

Inglaterra, 1886. Louis Stevenson crea al doctor Henry Jekyll, un científico que inventa un brebaje que lo transforma en un ser física y mentalmente opuesto. Jekyll es un respetable ciudadano, pero luego de tomar el preparado se convierte en el antisocial y desagradable Edward Hyde.

Perú, 2011-13. Aparece un ser que sufre las mismas alteraciones que su antecesor británico. Por momentos es un respetable liberal que logra el aplauso de los más importantes inversionistas. GP Morgan y Goldman Sach lo aman. Pero se produce un cambio. La “gran transformación”. El ejemplar liberalón se convierte en un indeseable y antisocial chavista. Un peligro para el Estado moderno. Dos tipos en uno. Aunque en esta versión peruana no se conoce la existencia de brebaje alguno.

Al comienzo era el candidato de la izquierda. El del polo rojo, el financiado por el chavismo. El velasquista. Todo claro hasta que llega la segunda vuelta y solo puede conseguir la presidencia luego de jurar, Constitución en mano, que respetaría el estado de derecho y promovería las inversiones. Todo esto con Mario Vargas Llosa de testigo. De garante. Una vez ganadas las elecciones se produce “a “gran transformación”.

Como si hubiera tomado un brebaje preparado por el mismo Dr. Jekyll, en un acto de rebeldía, el 28 de julio de 2011 jura el cargo como presidente de la República pero por la Constitución de 1979. Adiós juramento anterior. De arranque se olvidó de lo prometido semanas antes. Sectores de derecha se espantan. Los fujimoristas entran en pánico. La cazuela estalla en aplausos. La izquierda vuelve a reconocerlo como su líder. ¡Al fin llegamos al poder! En un acto sin precedentes, la CGTP organiza una marcha de apoyo. Sí, la CGTP apoyando a un presidente. No recuerdo un acto parecido. Sectoresrepresentativos de la derecha prenden el foquito rojo que indica alerta.

Luego de unas semanas, como si siguiera obcecadamente el argumento de Stevenson, el brebaje termina su efecto y empieza una nueva transformación.

¡Conga va! Dice claramente en uno de sus pocos mensajes a la nación. La zona VIP se viene abajo de la emoción. Adex, Confiep, El Comercio and soo, aplauden. No hay que temer. Ese es el presidente que queremos.“Yanacocha asumió todas las condiciones del Gobierno a Minas Conga”.Humala ha rectificado. La derecha celebra.

Lo curioso es que el gerente de Minas Conga, Roque Benavides dice:“No nos comprometemos a conservar las 2 lagunas… es difícil”. Lógico. La izquierda estalla. Carlos Tapia, Sinesio López, Javier Diez Canseco, y hasta su familia, se apartan del mandatario. “No lo reconocemos, es otra persona”. Se organizan marchas de las que participa la misma CGTP que hasta hace poco lo apoyaba. Las protestas llegan hasta París donde también se realiza una gran jornada antiminera. La encabeza Ima Súmac, hermana del presidente. Ni ella lo reconoce.

Claro que es otro. Por supuesto que se ha transformado. Lo que no se sabe es por cuánto tiempo. Londres y Lima se parecen mucho.

La poción deja de tener efecto y ahora el mandatario recupera su lado “revolucionario”. “El gobierno está evaluando la compra de Repsol. ¡Terrible! ¡Horror! ¡Es anticonstitucional! ¡No al Estado empresario!, gritan desde la derecha. La idea presidencial viene con cita de Velasco incluida.¿Más afrenta?, imposible. Para algunos es signo del inminente cambio de rumbo del mandatario. La izquierda aplaude. La izquierda festeja. ¡Hemos recuperado a nuestro líder!

Sin embargo la Primera Dama calma las aguas. “Si las cifras no cuadran, la compra de Repsol no va”. Y no fue. Vuelve la calma al país. Los agentes económicos respiran tranquilos. Los indicadores regresan a los niveles deseados.

Y las transformaciones continúan. No paran. Hasta parece que disfruta con ellas.

Muere el presidente venezolano Hugo Chávez y Humala dice que es un ejemplo a seguir. La derecha se araña y hasta reniega que vaya a su sepelio. “Humala entre presidentes que flanqueó féretro de Chávez” dice RPP en titular. En realidad no es para tanto. El príncipe de Borbón también estuvo al lado del líder bolivariano.

Derecha, izquierda. Izquierda, derecha. Como si estuviera en el batallón llevando el paso. Cómo si fuera una combi en la Vía de Evitamiento en hora punta.

Y en medio de tantos giros el mandatario se da tiempo para criticar a la prensa. En realidad las observaciones pueden ser válidas, pero con amigos como Correa, la Kirchner y Maduro, cualquier alusión a los medios es de temer. “Señor presidente, las buenas noticias no venden, no interesan a nadie”, dice Carlo Egaña de CNN. Sí, hasta la gran cadena criticó lapropuesta del Mandatario de 15 minutos de noticias positivas en los noticieros.

A dos años de gobierno la pregunta es tan obvia como incierta la respuesta: ¿A dónde va el presidente? ¿Cuál será su próximo arranque chavista? ¿Finalmente, Conga irá?

Y el futuro no está para devaneos. El 2014 se presenta complicado.

"Todos los días prendo una velita para que China no se caiga", dijo el ministro de economía Luis Miguel Castilla en su reciente presentación ante el Congreso. Parece que los rezos no han funcionado. Todos los expertos coinciden en que la locomotora china se plantó. Arthur Kroeber de Financial Times ha dicho que China solo crecerá 6% en el 2014, su peor cifra en años. La última década los chinos crecieron en promedio 10%.

A este contexto complicado, el mandatario tiene que agregarle una situación interna nada fácil. Peleado con la izquierda, con una derecha que no termina de confiar, con los fujimoristas amargos por el indulto negado y conAlan en campaña para ser el presidente del bicentenario, el panorama para Humala y para el país es más que preocupante.

Cáncer o Sida, dijo Vargas Llosa. Por el bien del país esperemos que los hechos no le den la razón al Premio Nobel.

No hay comentarios.: