enero 16, 2009

Simplemente salió

Me siento frente al teclado sin saber claramente a donde iré. Hace rato que no escribo ni una línea. Pensé que la publicación de mi libro iba a ser un estímulo pero no. En realidad tampoco es que haya dejado de escribir por eso. Simplemente no sale nada. Tengo muchas ideas y eso es como no tener ninguna. Ahora, como tantas veces, me siento a escribir casi obligado por una voz que me dice que debo hacerlo. Lo hago por obligación y de hecho estas líneas es lo más lejos que he llegado. Seis, siete o diez líneas. Qué bárbaro, no creí llegar tan lejos. No, por lo menos hoy no. Las últimas mañanas me las pasé ordenando la música de Tunes para luego pasarla al ipod. Tunes es lo máximo pero puede ser un castigo para un obsesivo como yo. Tengo como diecisiete listas. Hace poco cambié de computadora y por eso tuve que empezar de nuevo y pasar las cerca de cinco mil canciones que tengo a las listas : Jazz, Beatles, Cholo, Lindo, lindo…., Tropical, Sinatra y otros, rock español, reunión, Italia, Francia, clásica, noventa, ochenta, sesenta y navidad. Hay alguna otra que no recuerdo. No importa. Es decir que luego de pasar las cinco mil canciones tuve que ordenarlas en sus listas. Algunos nombres dejan ver cuál es su interior. Otras son parte de un código propio. ( Dejo de escribir unos diez minutos porque mi hijo se comunica por Skipe ) Cholo es la música de mi hijo, me gusta y siempre que empiezo el día la pongo. Comienza con los Belkins, sigue con La Buena vida, Arcade Fire, Belle & Sebastian y Magnetic Field. Vienen otras pero casi siempre mi trabajo en la computadora llega hasta ahí. Lindo, lindo… es música en español de los sesenta y setenta. El nombre tiene que ver con un programa de La Inolvidable que escuchábamos con mi esposa. Cuando el locutor ponía una canción que le gustaba mucho, decía…lindo, lindo, lindo… Las demás son fáciles de entender. La lista reunión es la que hago cuando viene gente a la casa. Ya he dicho que soy misántropo por lo tanto invito a poca gente por acá. Eso sí los que vienen son bienvenidos, no cualquiera viene por aquí. La última vez, el sábado pasado, fueron Hernán Migoya y Roberto Del Águila con sus respectivas esposas. La lista reunión la hago de acuerdo a la gente que viene y es ahí cuando empiezan mis obsesiones. Qué música pongo. En esta ocasión puse 235 canciones para escucharlas durante más de trece horas. No es que pensara que la reunión iba a durar tanto, pero ponía canciones que luego se me hacía difícil sacar. Soy tan loco que pienso que se ofenden si las saco y no quiero ofenderlas. Estoy loco. Otro problema que tengo es qué canciones pongo primero. Claro, es lógico pues esas o las escucho yo, o los que llegan primero, los que vienen después se las pierden y eso me pone mal. Es un lío mental. Hacer esta lista, poco a poco, me puede llevar una semana o diez días. Ser obsesivo es un tema. Aunque tan malo no debe ser pues en este caso me sirvió para escribir algo después de tiempo.

No hay comentarios.: