noviembre 29, 2018

Galdós, Galdós, Galdós


         Alguna vez coincidimos en los horarios con Carlos. Él tenía su programa en Studio92; Guillermo Giacosa y yo, en radio San Borja. El de Galdós empezaba una hora antes, a las seis de la mañana. El de nosotros, a las 7. Así que mientras iba a la chamba lo escuchaba. Y me gustaba. Se lo dije y desde entonces hemos tenido una relación cordial. Distante, pero de mutuo respeto y simpatía.
Digo esto porque quiero ser honesto. Carlos no es mi amigo, pero es una persona que me cae bien. Pero eso tampoco me quita perspectiva para decir, por ejemplo, que no soportaba su programa de TV. En realidad no lo veía porque se transmitía muy tarde y yo me levanto temprano. Alguna vez, ya en vacaciones, lo vi y no lo aguanté dos minutos. El humor es subjetivo, claro. No digo que el programa fuera malo, simplemente no me gustaba.