diciembre 30, 2017

ANALYTICAL TABLE SYSTEM (publicado en la revista @revistaideele)


           ¿Cansado de los análisis políticos, agotado de los resúmenes de fin de año, harto de que critiquen a su político favorito? No se preocupe, IDL Products le trae la solución a todos sus problemas con el Analytical table system.
            El Analytical table system le permitirá realizar el análisis político del 2017 que más le convenga. Ya no tendrá que aguantar aburridos comentarios que nadie entiende. Con el Analytical table system… ¡usted es el analista!

diciembre 19, 2017

JACINTA, NUESTRA CHOLA


La Paisana Jacinta es taxista, Álvaro González, que personifica a un borracho, para su carro. El actor, conocido también como Guayabera Sucia, asoma su cabeza por la ventana para hablar con el taxista pero ve a Jacinta y dice: “Carajo, tanto he chupado que estoy viendo a una llama manejando un carro”.

Jacinta es bruta, desdentada, huele mal. Fea, agresiva, bruta, ignorante en temas elementales. Jacinta es sucia, lisurienta y bruta. Además de desagradable, es chueca y bruta. Dije bruta, ¿no?
Si un niño de seis años, digamos, que aún no tiene una gran capacidad de reflexión, ve a la Paisana Jacinta, no tendrá ningún problema para definir a la mujer andina. ¡Pero no es para niños. Tiene que verlo con la supervisión de un adulto! Cierto, pero estamos en el Perú.
Tal vez en otro país, donde las cosas no son tan graves en cuestiones de marginación y racismo como en el nuestro, un personaje así podría pasar por una simple caricatura. Desagradable, injusta, pero como toda caricatura una exageración. Pero en el Perú, esa Sudáfrica solapada como decía el psicoanalista Max Hernández, la cosa es distinta.
Carlos Manuel Vásquez, del Comité para la Discriminación Racial de la Organización de Naciones Unidas, dijo en su momento que un programa así en otros países no duraría mucho. Pero agrega que en realidad lo que más le preocupaba era su alto rating.

¿Qué es eso señur?, dice Jacinta. El mar, le contestan. Uy, qué emoción, creo que me lo voy a cagar de la alegría. El mar parece el lago Titicaca metido en una licuadora.