diciembre 27, 2014

Mata pero hace obra

Inteligencia militar es una contradicción en sus términos.
Groucho Marx.

Tuiteo: “Mi hijo parece político: juega, caga y se la pasa todo el día prendido de la teta”. La broma, o el intento, sale de adentro, naturalmente, con una fuerza que yo mismo desconozco. Joder a un político es un pasatiempo universal y atemporal. Se hizo y se seguirá haciendo. 400 años antes de Cristo, Aristófanes ya se burlaba de los políticos.

Jardiel Poncela: “El que no se atreve a ser inteligente, se hace político”.

Es simple: te burlas del político porque no lo respetas, y no lo respetas porque él tampoco lo hace. “Respetos guardan respetos”, decía mi abuela. Y siempre fue así, la broma fue la única arma del ciudadano común ante la corrupción, la incapacidad, el abuso e inmoralidad del político. ¿Amerita burlarse de Humala? ¿El apodo “Cosito” es un exceso o una respuesta de la gente ante una administración incompetente? Ahora que el mandatario empieza a liar bártulos es bueno hacerse estas preguntas

Veamos.

Denuncia de aportes de mineros ilegales en su campaña, niños muertos por el PRONAA, el caso Chehade y las Brujas de Cachiche, muerte en Cañete por protestas. Primer ministro Jiménez dice que la inseguridad es un tema de histeria de la población, cientos de niños intoxicados en programa Qali Warma, “el agua es más importante que el oro”, luego apoya al proyecto Conga que elimina 4 lagunas, “Cosito”, “Chocherín” Rivera Ydrogo. La intención de comprar Repsol, la poca disposición para apoyar una investigación a Toledo, Nadine dice NO a la compra de Repsol, muerte en Madre de Dios por protestas. El oscuro papel de su hermano Alexis, campaña financiada por Chávez, muerte en Espinar por protestas, Pedraza dice que la inseguridad es una percepción. Ex asesor Martín Belaunde Lossio, interferencia del ministro Figallo, sicarios adolescentes, Ramos Heredia, la negativa a declarar ante la comisión López Meneses, centralita, Nadine Heredia dándole luz verde al ministro Cateriano, el tomógrafo de Marisol Espinoza.

Y hay más.

diciembre 17, 2014

A mis alumnos

No sé dónde termina el trabajo del profesor. En mi caso se prolonga mucho más allá de las aulas y desborda lo que nos dice el sílabo.

Ojo, pero no se trata de mí, se trata de ellos, de los chicos.

Todos los ciclos le propongo a mis alumnos realizar un trabajo social. Este esta ocasión con los de la Universidad de Lima fuimos al Hospital del Niño. Otro grupo visitó los exteriores de la iglesia Las Nazarenas, para darle comida y compañía a un grupo de viejitos abandonados. Otros fueron al hogar Don Bosco, lugar donde unos padres le dan la oportunidad de trabajo y estudio a chicos de la calle. Y otros optaron por los hermanos menores, los animales. Claro que son importantes. Su lugar fue el parque Kennedy de Miraflores, lugar que concluimos, es una ciudad de gatos invadida por humanos. Con los chicos de la ISIL por tercer año consecutivo nos fuimos a Pamplona Alta. Una vez más les llevamos algo de alegría a los niños del proyecto “Pásala, fútbol y lectura”. Subimos el cerro, jugamos, vivimos un poquito con ellos, y afortunadamente les sacamos una sonrisa a los simpáticos cara sucia. Con los de ALAS aún no hacemos nada pero ya vendrá.

¿Qué propósito tienen estas visitas? Pues el de sensibilizarlos. Enseño periodismo y desde el primer día de clase les digo a mis alumnos que si no somos sensibles no podremos ser buenos profesionales. Todos tomamos como una máxima, una oración, un plan de vida, eso que tanto dice Kapuscinski: “Para ser buen periodista primero hay que ser buena persona. De una mala persona no sale un buen periodista”. Lo creo profundamente y los chicos terminan creyéndolo. Claro que es difícil el objetivo de ser buena persona, pero por lo menos hay que morir en el intento. No sé, eso es lo que les enseño. Espero estar en el camino.

noviembre 28, 2014

Más me pegas...

7 de cada 10 hogares peruanos sufre de algún tipo de violencia*. La cifra es contundente y preocupante, y para mí explica muchas cosas: la baja autoestima nacional, la permisibilidad ante ciertas formas de comportamiento como el “roba pero hace obra”, la anomia, el desorden, el caos en el que vivimos. El tema es simple, si en nuestra casa, que es nuestro lugar en el mundo, no estamos bien, estar mal es lo correcto. El otro día escuché decir a un psicólogo que mucha gente, por conductas equivocadas, asume que la violencia es una forma de cariño. Puso de ejemplo a la madre que pierde a su hijo y cuando lo encuentra lo primero que hace es resondrarlo. O incluso pegarle. Luego el menor asume que el cariño y la violencia vienen en el mismo paquete. Sí, más me pegas más te quiero. O sea, la violencia es normal.

7 de cada 10 hogares peruanos sufre de algún tipo de violencia. Si en nuestra casa hay violencia lo que pase afuera no nos interesa. La casa nos educó en la indiferencia. Se supone que nuestros padres son la imagen de autoridad más rotunda que tenemos, si ellos no se respetan, si se agreden, es lógico que tomemos el irrespeto y la falta de consideración como algo normal. La indiferencia es la religión que profesamos con mayor fervor. ¿por qué ese chico violentado en el hogar tendría que respetar al maestro en la escuela o la universidad? Y si el profesor es violento en su casa con la gente que se supone ama ¿por qué no lo sería en el aula con problemáticos chicos extraños? Acaso esa cifra: 7 de cada 10 hogares peruanos sufre de algún tipo de violencia, explique esa actitud pasmosa que tenemos ante la impunidad, la corrupción, el borrón y cuenta nueva.

noviembre 03, 2014

Con el permiso de todos...

“Cuando veo a Jorge Luis Pinto es como si viera a mi vieja”. Mis alumnos se ríen. No me creen. “Qué fanático profe”. Es cierto.

1969. Se abre la puerta de la cancha Unión de Barranco. Una nube de gente se pelea por entrar. Pasamos. Soy muy chico. Los recuerdos vienen borrosos. Ya estoy dentro. “Babalú” Martínez y “Pitín” Zegarra le hacen bromas al joven aliancista del que todos hablan: el Nene. Lo veo y me parece graciosa su cara. En realidad tiene cara de niño. Al costado “Perico” León y Julio Baylón conversan. Ríen. El “Fantasma” Villanueva aún entrena con otros arqueros. Hay más jugadores pero no los conozco. No importa. Estos son los que me interesan.

Estoy en segundo de primaria. Termina la clase y voy “volando” a mi casa. Me espera un plato de comida con una olla de agua hirviendo debajo. Mi veja lo dejó ahí hace una hora y la comida aún sigue caliente. Mi vieja inventó el microondas. Termino y mi hermana ya está en la calle. El “cuida a tu hermano” de mi vieja le entra por un oído y le sale por el otro. Estoy solo. Una idea me da vueltas durante las últimas semanas. Un chico del salón cuenta que todos los días va a la cancha Unión a ver a los jugadores de Alianza. Yo ya era de Alianza. Mi tío Alberto … “Rey del país del sueño y la quimera”… ya me había adoctrinado. Esa tarde decido ir. Desde aquel invierno de 1969 mi vida cambió por completo.

octubre 16, 2014

Dos poetas, dos guerras

Blanco y negro, oscuridad y luz, amor y odio. “El hombre es un mísero montón de secretos” decía André Malraux. Acudo a la frase del escritor francés para entender al hombre. Para tratar de entenderlo quiero decir. ¿Cómo es posible que en medio de la manifestación humana más absurda, perversa y estúpida como la guerra, ese mismo ser humano sea capaz de generar la expresión más tierna, sensible y trascendente del alma humana como es la poesía?

Poesía y guerra, dos aparentes irreconciliables, que el incomprensible ser humano ha logrado juntar:


Doblados como viejos mendigos bajo bolsas,
Chocando las rodillas y tosiendo como viejas, 
maldecimos a través del lodo
Hasta darle la espalda a las condenadas bengalas.


El fango inhumano de la Primera Guerra Mundial no solo produjo sangre, muerte y miedo; por esas cosas absurdas produjo además tipos sensibles como Wilfred Owen. Lo curioso de Owen es que no fue un poeta que participó de la guerra, se volvió poeta en la trinchera. Cuando decide alistarse le manda una carta a su hermano donde se aprecia un rudimento de poesía:


Debo recordar siempre que ésta es mi guerra.
Actúo según mi propia vocación
pero éste no es el caso de los otros… Quizás pueda hablar por ellos, 
¿podrá hacerlo mi poesía? No lo sé. 
¿Tendré tiempo, o es que mi poesía -que aún no nació-, morirá conmigo?


Cuentan que dos hechos marcaron su vida y despertaron su sensibilidad poética. El primero, cuando en su trinchera lo alcanzó un mortero y terminó encima de los restos de un compañero; el segundo, cuando quedó atrapado en una trinchera alemana por varios días. Ambos acontecimientos no solo hicieron bullir su sensibilidad sino que le originó un trastorno postraumático que lo llevó al hospital Craiglockhart de Edimburgo. Maravilla. Sí, pues lo malo también te puede llevar a lo bueno. Ahí conoce al poeta Siegfried Sassoon y terminará su transformación total. Al día siguiente escribe a su madre:

septiembre 01, 2014

Tiempos de cositos

Que las mujeres cada día tienen más poder es algo que pocos pueden discutir. Y no solo en política, ahí cualquiera. La ranchera mexicana, ese inexpugnable recinto plagado de testosterona sufre una de sus peores crisis. El género que se caracteriza por su machismo, ahora tiene a la mujer como su principal protagonista.

Sobre el machismo de la ranchera hay miles de ejemplos. Para muestra dos botones.

Te vas porque yo quiero que te vayas
a la hora que yo quiera te detengo,
yo sé que mi cariño te hace falta
porque quieras o no
yo soy tu dueño.

Letra y pulmón de José Alfredo Jiménez. Mujer cosa. Mujer objeto. Mujer propiedad. La más pura esencia de machismo mexicano. Como en las películas de Pedro Infante: macho enamorador, macho peleador y macho borracho. O sea machazo. Por lo menos así creen algunos.

Y no vaya a creer que esas cosas son parte del pasado. De la filmografía en banco y negro, de tiempos del disco de vinilo. No. De ninguna manera. Ahora, en pleno imperio del HD y del blu-ray, los charros siguen destilando machismo a raudales.

agosto 18, 2014

Perú: cocineros y marginales

Pájaros fruteros, raqueteros, burriers, cordeleros, cogoteros, marcas, maras, pirañas, secuestradores, tenderos, sicarios, faites, achorados y atorrantes.

Conforme pasan los años la ciudad cede al imperio del hampa. Y nadie hizo nada importante para parar la avalancha delincuencial. Alan García, Fujimori, Toledo, Alan otra vez, Humala. Y la cosa no mejora. La delincuencia aumenta y con sofisticación. Ahora tenemos sicarios que apenas llegan a la adolescencia.

Y las noticias siguen. La ciudad está sitiada. Robo a mano armada, pescuecero, secuestro al paso, sueñeros, camello, arrebatadores, asaltabancos, riñoneras, extorsionadores. Dar máquina, cohete, bolsiquear, dar vuelta, peperas.

Estadísticamente hablando, y que nadie se amargue, lo que más produjo nuestro país en los últimos tiempos fueron: excelentes cocineros y avezados delincuentes.

¿Cómo solucionamos esto? Meterlos a la cárcel definitivamente no es la solución. Ya sabemos que en el mejor de los casos salen con maestría y doctorado en criminalidad, y en el peor, siguen “trabajando” aun privados de su libertad. Sobre la pena de muerte ya se sabe que no es solución.

julio 30, 2014

Vamos Perú

Con el sano propósito de que nuestra bandera se luzca en lo más alto de la escena internacional, es que pongo a consideración el equipo peruano que nos representará en el próximo Campeonato Mundial de la Corrupción. Según mi humilde opinión, este es el once que sin problemas romperá las redes de los más encumbrados rivales. Se trata de un grupo de valerosos mortales que han hecho méritos más que suficientes para ganarse un lugar en las grandes ligas de la corrupción. En el plano local, ustedes lo saben, fueron insuperables.

Aquí mi once:

julio 15, 2014

Baja autoestima

El Gobierno debería declarar en emergencia la autoestima nacional. La conquista española, la invasión chilena, el racismo que exudó desde siempre nuestra terrible oligarquía, la violencia desalmada de Sendero Luminoso y algunos miembros del ejército y un largo etc, han dejado a nuestra autoestima en estado cataléptico.

Hace unos domingos en Panamericana TV le hicieron un reportaje al general (r) Donayre. Según entendí, el singular ex militar ha decidido lanzarse a la presidencia de la región Ayacucho. Cuando la reportera le pregunta sobre sus planes, él responde: “Lograré que cuando la gente entre a Ayacucho, crea que entra a Alemania”.

julio 02, 2014

A propósito del deporte

Acabo de leerle a mi hijo, vía Skype, el poema que Mandela repetía en prisión. En esa prisión a la que estaba condenado de por vida. Y he llorado. No lo pude evitar. Tampoco me interesa hacerlo. El poema es de aquella secuencia de la película Invictus en la que el capitán del equipo de Rugby, los Springboks, entra a la celda en la que estuvo Mandela. Francois Pienaar, interpretado por Matt Damon, estira los brazos y se conmueve con las escasas dimensiones del lugar en el que estuvo Madiba por 20 años. 2 metros 40 centímetros por 2 metros 10 centímetros. Mandela fue condenado a cadena perpetua pero afortunadamente salió a los 18 años.

El conmovedor poema que se lee en la pequeña celda, fue la parte final del curso Ciencia Política de la maestría de periodismo de la UPSMP con Santiago Mariani. “Si lloran les subo puntos”, nos advirtió el talentoso Santiago. Antes habíamos visto un documental sobre el uso del rugby como elemento integrador de la complicada sociedad sudafricana. El llanto, luego de leerle el poema a mi hijo, tiene que ver con la conmovedora vida de Mandela pero también he pensado mucho en la complicada sociedad peruana. Mi llanto fue por mi familia, migrantes todos, que lucharon y luchan finalmente por sobrevivir. Fragor en el que quedaron mi vieja y mi hermana, víctimas de esta complicada sociedad. El llanto también fue por mi hijo que tuvo que irse del país porque por aquí la cosa es complicada.

Aquí la secuencia de la película Invictus y el poema de William Ernest Henley. Hay que verla. Está buena.

junio 15, 2014

El Comercio y sus manipulaciones

Ay, El Comercio.


En su edición del sábado 14 de junio, en la página A2 se publica una entrevista a la alcaldesa Susana Villarán. En un titular pone: "Es cierto el descuido del Centro de Lima". Al ver que la frase viene entrecomillada, supongo, y no he tenido que seguir una maestría para saberlo, que se trata de una declaración literal. Acostumbrado a que los medios manipulen, veo la entrevista para confirmar la declaración que de plano me parece una interesante confesión de parte. Sin embargo cuando leo la entrevista descubro que no es así. Lo que dice en realidad es: "En el momento de estabilización de La Parada, hecha con serenos de Lima, es cierto que se produce un cierto descuido del centro". Creo que el lector tampoco necesitará de un post grado para entender que hay una grosera omisión que distorsiona la información. Sin embargo explico.

mayo 22, 2014

Prohibido ganar

En un país donde perder es el undécimo mandamiento, donde la derrota es un mal endémico, donde el fracaso se encuentra incrustado en nuestro ADN, es lógico que el triunfo del otro te malogre la vida. Por eso “tu envidia es mi progreso” es una frase que nos define. Por eso “la felicidad es tu progreso” es una campaña que debemos alentar. Aunque el alma nacional no se cambie con un spot. Y el producto que lo propone sea una basura para el organismo.

En un país donde la alegría del otro es un delito que debe combatirse, donde el éxito es sospechoso, es lógico que un logro se desconozca. No hablo de la Copa Inca solamente. Cuando ganas un campeonato, siempre hay que hacer algo para ensuciar el triunfo del otro. El árbitro los ayudó, tienen más plata, sus dirigentes tienen más peso, el otro jugó con un hombre menos, blablabla.

mayo 17, 2014

Violencia TV

¿Accidente, cuántos muertos?
No, solo heridos.
Entonces no sirve.
¡Qué pena!

Trabajé muchos años en noticieros de TV y hay principios no escritos, ni enseñados en ningún centro superior, pero cumplidos fielmente: Si la noticia tiene muertos, mejor. Si hay sangre mejor aún. Si hay una historia de amor tras la muerte, mejor todavía. Si el familiar está implicado, bingo. Si hay ensañamiento y no encuentran al culpable, tenemos como para una semana.

abril 28, 2014

Todos somos Orión



Orión: ilegalidad. Orión: informalidad. Orión: falta de respeto. Orión: prepotencia. Orión: abuso. Orión: el Perú. Nos quejamos de Orión, cómo no hacerlo, pero en el fondo todos somos Orión.

11:30 de la noche, salgo de clase. Cruce de Benavides con Vía Expresa. Luz roja. Soy el primero. Atrás alguien toca claxon. Miro si hay algún problema. Es una 4x4. El chofer me hace señas. Con gestos le digo que está en rojo. Me habla. Bajo la luna y escucho: “Huevón, pasa que no hay nadie”.

marzo 24, 2014

¡Qué miedo… el teatro!

Imagínese una obra de teatro que le haya gustado mucho. Ya sé que hay varias pero haga el esfuerzo e imagine una. Yo pienso en Los Músicos Ambulantes de Yuyachkani. Ahora imagine a esos actores perseguidos por la policía y presos por subversivos. ¿El delito? Solamente haber representado esa obra. Estoy viendo a Teresa y Rebeca Rally y al resto de la troupe de músicos rumbo a la DIRCOTE.

Y empieza el desfile: Miguel Rubio, Norma Martínez, Giovanni Ciccia, Mabel Duclós, Carlos Gasols y un largo etcétera. Actores de los más variados estilos y escuelas se van a la cana.

La escena es absurda pero en algún momento fue la dura realidad a la que tuvieron que enfrentarse los teatreros. A lo largo de la historia absurdos personajillos, que desgraciadamente ostentaban poder, creyeron ver en las obras teatrales elementos nocivos para la sociedad. Empecemos con el papa Inocencio XII.

Este purpurado no solo pasó a la historia por ser el último Papa en llevar barba y bigotes, sino, y principalmente, por perseguir actores de teatro. Con una firmeza digna de mejor causa, en 1697 ordenó la destrucción del teatro Tordinoma, lugar donde, decía, se hacían las representaciones más obscenas en toda Italia. De eso habló Darío Fo en su histórico discurso por el Día Mundial del Teatro el año pasado:

marzo 14, 2014

El Veco, el perro Pluto y el periodismo de periodistas.



Años 80. Avenida Uruguay, 9 de la mañana. Termina “Las Mañanas del Veco”. Quiero hablar con él. Hace relativamente poco el uruguayo llegó al país aquejado de “peruanitis”, mal que adquirió por decir que nuestra selección de fútbol era mejor que la uruguaya. Y así era. Por eso clasificamos al Mundial de España 82. Sí, alguna vez tuvimos una selección favorita para clasificar a un mundial. Qué tiempos.

Entro a las míticas oficinas de radio El Sol. La del gran Pocho Rospigliosi, la de Luis Valdez, la de Lucho Garro, la de Mario Grau, Izusqui y Portanova. Hablo con El Veco. Las Mañanas… debe ser uno de los mejores programas deportivos que escuché en mi vida. Gracias a él me enamoré de la radio. Cómo olvidar las historias de Borocotó. Ese programa era lo máximo. Pido hablar con él. Al rato viene. ¿En qué lo puedo servir? Me trata de usted. Lo veo y me quedo paralizado. Es como estar frente al David de Miguel Ángel, parado en la Puerta de Brandenburgo o esperando una góndola en Venecia. Sí. Así me sentía. Me recupero. Le digo que estoy terminando de estudiar sociología y que mi tesis es sobre la relación entre fútbol y sociedad. “Los países juegan de acuerdo a su historia. A sus tradiciones e idiosincrasia”. Trato de impresionarlo. No sirve el floro. No hay plata, pibe. No importa, quiero ganar experiencia. No, siempre se le debe dar dinero al que trabaja. Será para la próxima.

marzo 05, 2014

El amor y los médicos.


¿Alguien le ha dicho alguna vez que
tiene el tejido celular subcutáneo de
la zona glútea muy bien distribuido?
#piroposmedicos *

Cuando escuché por primera vez La Bilirrubina de JL Guerra, no solo meneé las caderas como millones en el mundo, además me sorprendí de que una cuestión tan etérea como el amor pudiera relacionarse con algo tan serio como la medicina. Por un lado la frialdad, exactitud y contundencia de la ciencia y por el otro el caliente, inexacto y soñador amor. ¿Juntos? Imposible.

Eso era lo que creía pero estaba equivocado.

Amor y medicina han estado juntos mucho tiempo y no solo en ritmos tropicales. Seguramente con menos cadencia y ritmo, a mediados del 1200 el médico y teólogo Arnau de Villanova, lanzó al mundo el primer estudio que describe al amor como una enfermedad. Tratactus de amore heroico señala que este mal se debe a una afección que ataca al cerebro en la zona de la facultad estimativa. **

Y los síntomas del mal son: extenuación y debilitamiento del cuerpo, color amarillento, insomnio, falta de apetito, tristeza en ausencia de la persona amada o alegría en su proximidad. Como buen profesional Arnau plantea un tratamiento para superar este trance sanitario: mostrar los defectos del ser amado, distraer el pensamiento con actividades agradables, dormir, conversar con amigos, pasear por la naturaleza, escuchar música, tener relaciones sexuales con "jóvenes especialmente placenteras" y sobre todo viajar.

febrero 01, 2014

Una más y me voy *

Ojalá las resacas duraran lo mismo que un orgasmo y los orgasmos lo mismo que las resacas. El mudo sería un lugar lleno de sonrisas.
José Ángel González.



Decía André Malraux que los hombres sólo tienen en común, el acto de dormir cuando duermen sin sueños y el hecho de estar muertos. El sabio francés olvidó que otra cosa en común es un monumental dolor de cabeza al día siguiente de haber bebido alcohol en exceso.

Y eso es precisamente lo que compartirán millones de personas el primer día del 2014.

Ese primero de enero, cuando su cuerpo lo lleve de urgencia al baño o a la cocina, a dejar o traer líquido, seguramente se hará la famosa promesa de no volver a tomar. Promesa falsa y oportunista que todos hicimos alguna vez. Y aunque no la cumplimos siempre la volvemos a hacer.

enero 19, 2014

Gastón, no nos sigas matando

Wilhelm Reich le salió al frente a Carlos Marx y propuso que el proletariado desarrolle una conciencia sexual antes que una política. Revolución sexual primero, revolución social después. Estoy de acuerdo. Creo que hay mucho reprimido que desfoga sus deseos frustrados en la política. La sociedad sería mejor si viviéramos nuestra sexualidad sin culpas. Y de ahí al infinito y más allá.

Pero quiero ir más allá todavía. No refuto a Reich ni mucho menos, simplemente creo que a la par de esa búsqueda de la libertad sexual debemos buscar la libertad individual que implica, entre otras, comer mejor.

Queremos “cambiar” la sociedad pero no nos atrevemos a cambiarnos a nosotros mismos. La sociedad de consumo, nuestros padres, los medios de comunicación y nuestra ignorancia, nos han convertido en un mono omnívoro capaz de deglutir todo sin pensar un segundo si lo que come le servirá, lo nutrirá o le hará daño. La ignorancia total.

Encima Gastón Acurio nos trata de intoxicar más.

enero 08, 2014

Días sin fútbol

Para Peredo, El Tanque, V. Cisneros, 
R. Montoya, Orderique, Esteves y tantos otros que
 nos cuentan la pasión, las alegrías y tristezas de este deporte que tanto
 queremos.




Días sin fútbol. La pasión entra en receso. Atrás queda el festejo del campeón. Atrás el lamento de los que descendieron. Los estadios cierran y el grito de los hinchas se convierte en un recuerdo que reencarnará en el próximo torneo. Tal vez un sábado de febrero a las 3.30. Ahí estaremos.

El estadio entra en cura de silencio. ¿Existe espectáculo más desgarrador que la mudez de las tribunas? El bombo, la corneta y las banderolas, esas nuevas “armas de destrucción masiva” para algunos, quedan confinadas hasta el próximo amistoso donde presenten al equipo con esos refuerzos que nos volverán a ilusionar...y a decepcionar. Porque el fútbol es como la vida, cíclico, pasan las mismas cosas, solo cambia el nombre de los protagonistas.