agosto 17, 2013

Un grano

Un grano. Y no en cualquier lugar. Un grano en medio de la nariz. Y no cualquier grano, estoy hablando de EL GRANO. Con mayúsculas, letrero luminoso, fuegos artificiales y señal de alarma.

Si me pasaba a los 20 años habría muerto. No me asomaba a la puerta hasta que hubiese desaparecido. No solo por las miradas, sino, principalmente, porque mis amigos me hubieran destrozado.

Un grano en la punta de la nariz es un negro en baile de blancos. Un blanco en Chincha. Un pelo en la leche.

La punta de la nariz es la zona VIP de los granos. Es haber llegado a La Meca. Cuando los granos son chiquitos, espinillas o insípidos chupitos, hacen su proyecto de vida. Unos simplemente quieren salir, no importa dónde, solo salir. Otros buscan lugares incómodos, como la nalga o la frente. Pero el grano que quiere trascender, ese que tiene gran autoestima, quiere salir en el medio de la nariz. Desde niños sueñan con llegar ahí. A la cima. Y es lógico. Ahí todos te ven. No pasas desapercibido.

agosto 03, 2013

Humala: ¿Jekyll o Hyde?



"Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite". 
Henry Jekyll



A pesar del tiempo y la distancia, Lima y Londres se parecen mucho.

Inglaterra, 1886. Louis Stevenson crea al doctor Henry Jekyll, un científico que inventa un brebaje que lo transforma en un ser física y mentalmente opuesto. Jekyll es un respetable ciudadano, pero luego de tomar el preparado se convierte en el antisocial y desagradable Edward Hyde.

Perú, 2011-13. Aparece un ser que sufre las mismas alteraciones que su antecesor británico. Por momentos es un respetable liberal que logra el aplauso de los más importantes inversionistas. GP Morgan y Goldman Sach lo aman. Pero se produce un cambio. La “gran transformación”. El ejemplar liberalón se convierte en un indeseable y antisocial chavista. Un peligro para el Estado moderno. Dos tipos en uno. Aunque en esta versión peruana no se conoce la existencia de brebaje alguno.