febrero 23, 2013

Las buenas chicas malas


Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:
si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si la incitáis al mal?
(...) 
¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?
¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga,
o el que paga por pecar?
Sor Juana Inés de la Cruz 1651- 1691.

En 1926 los marines norteamericanos invadieron Nicaragua. El desembarco fue en Puerto Cabezas y antes de ir a Managua decidieron relajarse visitando prostitutas. Doctoradas en el arte del amor, las chicas sabían perfectamente que lejos del país y prontos a jugarse la vida, los marines precisaban descargar tensiones. Por eso, luego del “servicio”, se mostraron más cariñosas que de costumbre, tanto, que los incautos americanos soltaron la lengua y les confiaron el lugar donde escondían sus armas.

Al día siguiente, ataviadas con sus mejores galas, una delegación de prostitutas de Puerto Cabezas fue en busca de Cesar Augusto Sandino para cumplir con lo que consideraban su deber patriótico. De inmediato el jefe de la resistencia y su pequeño ejercito, rescataron de las aguas sus primeras armas y sus primeras municiones.

febrero 12, 2013

¡Qué bruto este periodista deportivo!

“Los periodistas deportivos son brutos, todo el día hablan de fútbol y su interés intelectual se reduce a leer solo revistas deportivas”. Pensar así es un prejuicio injusto con algunos pero, desgraciadamente, justificadísimo con otros.

febrero 08, 2013

Adriano y yo. Primer día

Carmen se va. Salgo a la ventana y alzamos las manos. Adriano duerme. Yo muero. Luego de tres meses mi esposa vuelve a la chamba y yo me quedo con el bebé. Solo. Instruido como un soldado que va a la guerra. Se me caen algunas lágrimas. No es por quedarme solo, no es por miedo, es por tristeza. Me da pena verla ir. Está apertrechada hasta los dientes. Lleva su comida y toda la parafernalia para sacarse la leche. Extractor eléctrico, transformador, dos recipientes, 4 botellas adicionales que sí o sí tienen que regresar con 4 onzas cada una. Serán las 4 tomas de Adriano del día siguiente. Un cooler con hielo para que la leche llegue fresquita. Benditos pechos los de mi esposa que no solo alimentan al bebé sino que le dan esa seguridad que todos necesitamos. “Los pechos de la madre son la patria del recién nacido, no dárselos es como expulsarlo del paraíso”, lo escribí en un tuit, queda bien en este texto.